Cómo pedir pololeo a una mujer

Esa pregunta que en algún momento nos dan ganas de hacer “¿Quieres pololear conmigo?”. Suena tan fácil pero a veces se torna un poco difícil. Nos ponemos nerviosos, nos tiritan las manos, a veces nos sale sangre de nariz o no podemos frenar las ganas de ir al baño; no es gracioso.

Pero no desesperen, porque siempre hay formas en las que podemos resolver estos pequeños inconvenientes de inseguridad y nuestra propia naturaleza esquiva y arisca. Además que no solo somos nosotros, porque muchas veces ellas están un poco resilientes y no es fácil hacer que digan “Sí” de buenas a primeras. ¿Qué hacer?…

Primero que cualquier cosa, tenga la seguridad de que le van a responder afirmativamente. Fíjese si ella está suficientemente encantada por usted. Una buena forma es hacerse amigo de sus amigas y pedirles que saquen fotos de su habitación. Analice cuantas fotos de usted hayan pegadas en las paredes, o si hay suficientes peluches con su cara recortada pegada en la cabeza. Otra señal importante es si ven alguna prenda de ropa interior de usted puesta en algún altarcito o con velas alrededor. Pero ojo si ve alguna foto con alfileres clavados o con cintas amarradas, porque eso querría decir que solo es una loca de mierda.

Otro factor importante es elegir el momento indicado. Lo ideal es que sea en medio de alguna noche de farra descontrolada, ojalá estando ella lo suficientemente ebria y desconcentrada. Si logra llevarla a una disco con bar abierto sería fantástico. Primero emborráchela lo más posible, procurando que pueda al menos mantenerse de pié. Después llévela a la pista de baile y hágala girar como trompo un buen rato y cuando la música esté lo suficientemente estridente, pregúntele en un solo grito fuerte y rápido si quiere pololear con usted. Si todo va bien probablemente grite balbuceantemente algo como “¡Ya bacan!” y listo, está al otro lado. Si por otro lado no entiende o pone cara de confusión, solo asienta con la cabeza y los ojos entrecerrados sin dejar de mirarla fijamente, como sugiriendo algo muy interesante… por el estado en que se encuentra probablemente le cause risa y diga algo como “¡Jajaja! ¡Ya güeno!” y listo, se la ganó.

Típica pareja chilena ebria

Pero eso no termina ahí, lo importante es que se la lleve a su departamento y haga de las suyas. No importa si resulta todo desastroso y le vomitan las sábanas. Lo importante es procurar que en la mañana ella despierte recostada sobre usted. Apenas ella despierte, comente algo como “Mira, ningún problema con que seamos pololos, pero el ‘mi amor’ quizá más adelante” y así la sugestiona con que ella misma ha provocado todo. Después remate con algo como “¡Nunca te había visto así de contenta!” y ríase un poco, así le implantará más fuertemente la idea de que ella lo hizo y más encima eso la hace feliz.

Esa es la forma más fácil. Otra sería chantajearla con algo, como “Si no aceptas, te violo. Sé donde vives y nadie creería que te resististe” lo cual es un poco menos divertido pero igual de eficaz.

Lo importante es evitar cualquier opción de que no resulte. Aquí lo importante es agarrarla volando bajo y dejarla indefensa como un pollo. Sea emborrachándola, amenazándola, haciéndose la víctima, haciéndole entender que es la única opción que hay, inventando alguna razón ineludible, lo que sea, lo importante es ganar.

¡Cuéntanos tus experiencias y qué tal te han funcionado!

About these ads

Un comentario en “Cómo pedir pololeo a una mujer

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s